Padres emprendedores, ejemplos de vida para sus familias en Talca

En este Día del Padre, Fondo Esperanza quiere destacar la importante labor de los papás de la institución de desarrollo social, quienes con esfuerzo y perseverancia luchan por un mejor futuro para sus hijos.

 

Una dinámica que se ve a diario en gran parte de los padres microempresarios que pertenecen a Fondo Esperanza (FE), la comunidad de emprendimiento solidario más grande Chile, es la motivación de ellos por mejorar sus condiciones de vida, las de sus familias y comunidades.

 

En los casi 15 años de FE, este propósito se ha convertido en una prioridad para los papás de la institución, quienes se la juegan para que sus hijos vean cumplidos sus sueños. En mucho de los casos, otorgarles buena educación es una tarea por la cual trabajan incesantemente, emprendiendo en diferentes rubros productivos para cumplir ese desafío.

 

Así lo ve Omar Abarza (29) de Talca, un gendarme que decidió complementar sus ingresos, en beneficio de sus hijas Maira y Maite. Primero, emprendiendo con una tienda de abarrotes, para luego dedicarse a la entretención infantil, con la puesta en marcha de un servicio de juegos inflables y camas elásticas llamado “MyM” -en honor a sus dos pequeñas- destinado a cumpleaños, actividades particulares, entre otras.

 

En compañía de su pareja Nicole, el año 2012 optó por emprender con un almacén de abarrotes en la capital de la VII Región del Maule, para sumar ingresos extra a su hogar. “El negocio lo colocamos con recursos propios y un préstamo que pedí en una cooperativa”, recuerda orgulloso sobre sus primeros pasos como emprendedor.

 

Sin dejar Gendarmería, Omar se aventuró en seguir creciendo como microempresario. Dos años después, una vecina le recomendó acercarse a Fondo Esperanza (FE) para conseguir más financiamiento en lo que estaba haciendo. “Como estaba recién ingresando mi negocio, me interesó participar”, explica referente a sus inicios en FE, siendo fundamental para lo que vendría después.

 

Abarza logró implementar de mejor manera su almacén con la compra de mercadería e implementos para potenciarse. Los buenos resultados le ayudaron a ir por más, pues posteriormente fortaleció también su emprendimiento de entretención para niños, organizándose y administrando bien sus tiempos, de acuerdo a la disponibilidad de cada momento.

 

“Las capacitaciones en Fondo Esperanza me han permitido administrar mejor mi negocio. Te enseñan a financiar los productos, a no gastar las ganancias. Nos han fortalecido bastante. Con cada crédito, puedo comprar un poquito más”, destaca Omar sobre el crecimiento que ha tenido junto a la institución.

 

Los padres emprendedores de Fondo Esperanza son un ejemplo de vida, pues trabajan de sol a sol para conseguir sus metas y anhelos. Sin importar las condiciones climáticas o las horas de trabajo que deban enfrentar, para ellos solo un aliciente los empuja a salir adelante: que nada les falte a sus hijos.

 

Comments

comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *