Cuando emprendes con Fondo Esperanza, se nota

La institución de desarrollo social que cuenta con casi 14 años de trayectoria, entrega apoyo a microempresarias(os), que en su mayoría, pertenecen al 20% más vulnerable del país.

El emprendimiento se ha convertido en un motor de desarrollo efectivo para el crecimiento económico del país, generando empleo y oportunidades para los sectores vulnerables. En esa tarea, Fondo Esperanza (FE) se encuentra trabajando para cumplir el sueño de más de 100 mil emprendedoras(es) de 247 comunas, entre Arica y Chiloé.

A través de un servicio microfinanciero grupal e individual, capacitación y promoción de redes de apoyo, las emprendedoras(es) de FE al cabo de un año y medio aumentan –en promedio-,  en un 40% su capacidad de ahorro y en un 70% las ventas de sus negocios. Cifras que nos demuestran que “Cuando emprendes con Fondo Esperanza, se nota”.

Tal es el caso de Susana Carrasco , quien ha sabido reinventarse y seguir trabajando en lo que más le gusta en Molina. Tras sufrir un accidente debió dejar un tiempo de lado la venta de algodones y cabritas en el centro de la ciudad maulina, pero gracias al apoyo de su marido, con quien lleva 42 años de matrimonio, y sus cinco hijos, logró ponerse nuevamente de pie.

Un nuevo carrito, máquinas algodoneras y un automóvil para trasladar su mercadería se convertirían en parte de las herramientas que ha logrado obtener gracias a Fondo Esperanza, institución que la ha guiado a través de capacitaciones para su crecimiento empresarial. “Me siento segura, porque nos entregan el respaldo para poder surgir”, destaca.

Susana dice estar completamente agradecida de la institución de desarrollo social y remarca: “De no haber tenido nada a lo que tengo ahora, es un gran avance. Me siento grande y contenta con FE”.

1111En Linares, Gaspar Meza se dedica a la venta de diarios, ya sea como suplementero o con un puesto fijo. Su incursión en este rubro ha tenido de dulce y de agraz, lo que lo ha marcado en su trayectoria como comerciante. Pese a todo, dice sentirse cómodo con lo que hace: “Siempre me ha gustado. Es mi vida”, remarca.

En el año 2009, decidió dar un paso importante tras instalar un quiosco de periódicos y revistas, ubicado al frente del mercado municipal de la comuna. El desafío era mayor, por lo que requería financiamiento para que su proyecto no finalizara. Con muy poco dinero, debió sortear más que una dificultad para salir adelante en lo que se había propuesto.

“Necesitaba que me ayudaran. Fui medio temeroso, casi quebrado económicamente. Me acuerdo que el primer crédito fue de cuarenta mil pesos y ahí partí. He pasado todas las etapas y nunca he fallado. Fondo Esperanza me dio la confianza que en otros lados no tuve”, recuerda con orgullo el linarense.

Con casi 14 años de trayectoria, la institución de desarrollo social apoya a microempresarias(os), que en su mayoría, pertenecen al 20% más vulnerable de la población chilena, muchas(os) de ellas(os) excluidas(os) del sistema bancario formal.

Entre los requisitos básicos para acceder a los servicios de FE están: Ser mayor de 18 años y contar un negocio –formal e informal – en funcionamiento (al menos seis meses). Para formar parte de la comunidad emprendimiento solidario más grande de Chile, las(os) interesados(as) deben llenar un formulario en www.fondoesperanza.cl/contacto/ o contactarse al fono 800430055.

Durante julio, ¡Súbete a la micro del emprendimiento! Porque Fondo Esperanza cambia la vida de las personas y de quienes las rodean.

 

 

 

 

Comments

comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *